Fruta, zumos naturales y envasados

A priori puede parecerte que hablamos de lo mismo, pero en realidad no lo es. Si has oído campanas sobre este tema o te has quedado sorprendido, sigue leyendo para entender las diferencias.

 

Zumos naturales frescos, recién exprimidos.

Es el que te haces en casa, o pides en el bar, recién exprimido de frutas completas. También puedes encontrarlo envasado, pero no incluyen aditivos ni han sufrido ningún tratamiento de conservación térmico (pasterización, esterilización o UHT), por esa razón su consumo ha de ser rápido, unas horas.

Zumos envasados.

Empiezo por estos, son zumos de frutas envasados y puedes encontrarte:

  • Zumos puros (frescos, naturales) 100% fruta exprimida. Suelen estar refrigerados, no contienen aditivos, y su conservación se debe a tratamientos físicos (tratamiento térmico que no afecta a su sabor y composición como la pasteurización, que requiere de conservación en frío, o UHT que no lo hace necesario). Su fecha de caducidad es corta. Sería el más parecido al zumo natural, pero no es lo mismo.
  • Zumos concentrados, aquellos obtenidos a partir de purés o concentrados de frutas, a los cuales se le quita el agua para añadírsela después en el proceso de envasado, junto a aromas y otras sustancias como azúcar.
  • Néctar. No es lo mismo que los zumos anteriores ya que solo tienen un 50% de concentrado de fruta y el resto es agua y azúcar.
  • Néctar sin azúcar, lo mismo que el producto anterior, pero en este caso se han usado edulcorantes en vez de azúcar.
  • Zumos con leche, presentan muy poca cantidad de zumo, además de leche, y casi la mitad del producto son agua, azúcar, colorantes y aromas. Estos productos tienen un alto poder calorífico.
  • Refrescos a base de zumo de frutas, su contenido en frutas no supera el 10%, y son ricos en conservantes, colorantes, azúcar, aromas.
  • Bebidas isotónicas, son agua, vitaminas, minerales y azúcar, nada de fruta.

Fruta.

Recordaréis que siempre os recomendamos comer fruta local y de temporada para maximizar su aporte nutritivo así como disfrutar de sus propiedades organolépticas (sabor, olor, textura); pero si no puede ser así, ¡comed fruta! A cualquier hora del día (que no engorda ni por la noche ni a las 17:55 de la tarde) y un mínimo de 2 -3 raciones al día.

Cuando consumes fruta, estás consumiendo el agua de la fruta, todas sus vitaminas y minerales, y casi toda su fibra (la fibra mejora el tránsito intestinal y sacia).

En el zumo, pierdes vitaminas y minerales, y aunque dejes la pulpa, has eliminado gran cantidad de dicha fibra; ¿y qué hay de malo? Pues que la fibra interviene en la respuesta insulínica, es decir, que la velocidad con la que se absorbe el azúcar del zumo en ausencia de fibra es mucha más rápida que si estuviera presente.

Otra manera de explicarlo, al tomar un zumo (el azúcar y la poca fibra) están presentes en el intestino, y por tanto el nivel de glucosa en sangre sube mucho más rápido que si hubiésemos tomado una fruta (azúcar y mucha fibra en intestino) ya que la fibra ralentiza (enlentece) el paso del azúcar en sangre. Si pasa muy rápido y sube mucho la glucemia (nivel de glucosa en sangre) nuestro páncreas da una gran respuesta fabricando gran cantidad de insulina para atrapar dicha cantidad elevada de azúcar (hiperinsulinemia). La insulina tiene varias funciones, su función principal es la de llevar glucosa (azúcar) a la células para usarla como energía mediante su combustión, pero ¡¡ojo!! Otras funciones son la formación de triglicéridos (grasas) y la formación de proteínas.

¿Entiendes ahora por qué es mejor una pieza de fruta a bocados (o trozos) que un zumo? Espero que sí.

La recomendación es un zumo al día de 2 piezas de frutas, pero mucho mejor la fruta, y por supuesto EL ZUMO NO SUSTITUYE A LA FRUTA.

Zumos detox, liquados

No quería olvidarme de ellos. Se han puesto de moda, como método milagroso para perder peso; puedes hacértelo en casa o bien comprarlos. Venden hasta libros… Voy a pararme a explicar qué pasa con estas pócimas mágicas.

Cuando te haces un zumo detox o liquado, generalmente dejas pulpa, pero te tomas en un vaso el zumo de 2-3 o incluso más piezas de frutas, verduras y hortalizas.

¿Y qué ocurre? Pues además de lo explicado en el anterior apartado, es que consumes las calorías de X número de frutas y verduras que, tomándolas una a una a bocados o trozos, no te lo tomarías ¡porque no podrías!

Si te gustan, no los consumas muy a menudo y toma cantidades pequeñas.

Os dejo un enlace para que veáis u esquema resumen elaborado por OCU aquí de todo lo que hemos detallado, ¡espero que os haya sido útil!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s